Y veo también a una chica del instituto que se llamaba Yolanda García Bravo, la cual apenas conseguí que me mirara porque siempre, displicentemente, leía un libro que tenía entre las manos y recuerdo haber pensado “algún día yo seré ese libro y no querrás mirar al universo porque estarás conmigo”.

– De Papeles dispersos, Carlos Castán –

Obra literaria

La obra literaria puede ser adquirida en: